La constructora de Posadas, empresa Constructora RESEK rescata la historia del túnel bajo el río Támesis

En Constructora Resek nos apasiona construir y hablamos de construcción todo el tiempo. Es nuestro lei motiv. Y nos dedicamos a construir en Posadas y en toda Misiones.

Somos una empresa constructora de Posadas, pero que trabaja en toda la región, aunque para innovar sabemos que es necesario estar actualizados. Pero se aprende no solo mirando hacia adelante, sino que se aprende mucho también de lo que ya se hizo.

Siguiendo con la temática de los materiales de construcción, ya realizamos algunas aproximaciones  a las historias del ladrillo y el cemento. Sobre este último hay mucho, muchísimo para decir. Es el producto más versátil, duradero y resistente al paso del tiempo y los factores climáticos en función de su relativo bajo costo. Y si bien ya se lo empleaba en la antigüedad, bien vale detenernos en una historia de la construcción que sin dudas debió ser epopéyica. Estamos hablando del desafío de construir un túnel bajo el  río Támesis.

Marc Brunel desarrolló varias ideas realmente innovadoras a la hora de emprender la construcción del tunel bajo el Támesis.

Marc Brunel desarrolló varias ideas realmente innovadoras a la hora de emprender la construcción del tunel bajo el Támesis.

A comienzos del siglo XVIII, el desarrollo económico del este de Londres hacía urgente la construcción de una conexión terrestre entre la margen norte y sur del Támesis. Construir un puente, sin embargo, no era una tarea fácil. En aquella época, los muelles del puerto de Londres estaban situados en ambas orillas del río. Se trataba del puerto más importante y estratégico del Imperio Británico, al que cada año llegaban más de 3.500 barcos cargados con mercancías provenientes de las colonias.

Construir un puente sobre el río, implicaba que el mismo fuera excesivamente alto para que permitiese el paso bajo de su estructura de veleros con mástiles altos cercanos a los 15 metros de altura. Para la época, casi imposible. Entonces surgió la idea de construir un túnel.

En 1799, el ingeniero Ralph Dodd fue el primero en probarlo y fracasar. Seis años después, otro proyecto también fracasa. Hasta que en el año 1818 Brunel patentó su idea. Se trataba de un escudo para la perforación de túneles que se puede considerar el precursor de las tuneladoras modernas. Su modo de funcionamiento es muy parecido, pero en vez de contar con una cabeza perforadora giratoria, la boca del escudo de Brunel estaba abierta y eran mineros los encargados de abrir camino.

constructora posadas resek tunel tamesis

Se dice que  la idea surgió de observar el trabajo de un molusco bivalvo que usando su cabeza es capaz de perforar la madera sumergida de pilotes, árboles, troncos o barcos, mientras que su concha le protege de ser aplastado por la presión que la madera ejerce al hincharse por la acción del agua.

En 1824 se conformó el consorcio que ejecutaría la obra. Marc Brunel haría todo de una manera muy distinta. La primera idea innovadora de Brunel fue la manera de construir el pozo de acceso del túnel. Habitualmente, primero se excavaba el pozo totalmente y luego se recubrían sus paredes con ladrillo. Esto exigía que durante la excavación se tuvieran que apuntalar las paredes para evitar desprendimientos y, aun así, el riesgo de accidentes continuaba siendo alto. Marc, por el contrario, aprovechando que el terreno era blando, decidió construir todo el recubrimiento lateral del pozo antes de haber comenzado la excavación y luego simplemente dejar que este cayera por su propio peso (unas 1.000 toneladas) a medida que excavaba el pozo.

El cilindro estaba formado por dos anillos de hierro de 15 metros de diámetro, uno en la parte superior de la estructura y otro en la inferior, unidos por barras de hierro. Entre estos dos anillos, se construyeron dos paredes de ladrillos separadas por un espacio de 90 centímetros que fue rellenado con cemento y cascotes. Por último, en la parte superior se situó una máquina de vapor que se usaba para bombear el agua que se filtraba durante la excavación y para subir los cubos de tierra a la superficie.

constructora-posadas-resek-tuneladora-tamesis

En noviembre de 1841 tras varias peripecias que casi detienen la obra, la perforación llegó a su fin. La obra había resultado un triunfo de la ingeniería civil, aunque fue un auténtico fracaso, económicamente hablando. Los costes se habían disparado. En cualquier caso, el verdadero éxito de Brunel había sido demostrar que era posible construir túneles bajo ríos navegables.

El día de su apertura al público, pasearon por él 50.000 personas y durante las siguientes diez semanas, lo haría un millón más.

Londres tenía en aquel entonces 2 millones de habitantes, aunque la popularidad del túnel era tal que atrajo a gentes llegadas de Francia y Alemania. El túnel acabó convertido en una galería comercial subterránea. Hasta que en 1865, apareció la East London Railway que compró el túnel para extender la línea South London en dirección norte hasta la calle Liverpool. Gracias a que el plan inicial había sido que el túnel fuera usado por carros, este tenía la suficiente altura para permitir el paso de trenes. En 1884, las antiguas bocas de acceso del túnel se convirtieron las estaciones del sistema de trenes subterráneos.

constructora posadas resek tunel tamesis

Hoy en día, a 173 años de su apertura, la obra de los Brunel, y del esfuerzo de todos los que trabajaron pico en mano, continúa prestando sus servicios a la ciudad de Londres. 14 millones de pasajeros del sistema subterraneo lo utilizan cada año,  para pasar por debajo del Támesis. Muchos de ellos, sin saber que están circulando a través de una obra construida en el siglo “antepasado”.

Seguimos trabajando. Seguimos diseñando, proyectando y construyendo, dejando plenamente satisfechos a quienes contrataron nuestros servicios. Lo esperamos a Ud también en Constructora Resek.

Puede enviar un mensaje a “Constructora Resek” desde este enlace. 

enviar-consulta-a-constructora-resek-blog

Te esperamos. No dudes en consultarnos !!! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *