Las escaleras y una visión no propia de la arquitectura e ingeniería

Saludos amigos de empresa Constructora Resek de Posadas, Misiones. En este espacio dedicado a las curiosidades, novedades e innovaciones del mundo de la arquitectura e ingeniería siempre cuidamos no las formalidades que hacen de nuestra profesión una actividad sumamente estructurada.

Hoy con el ruido y la vista del exterior lluvioso y en función de que tenemos por delante un fin de semana particularmente largo, nos pareció oportuno mostrar las posibilidades del diseño de las escaleras.  Al fin y al cabo que es la vida sino una escalera que nos lleva de un lugar a otro y que permite trasladarnos de un ambiente a otro.

Las escaleras son de tiempos inmemoriales. Algunos ubican su aparición hace unos 8 mil años… casi nada, y como estructuras han ido mutando, adaptándose a nuevas necesidades, nuevos materiales y también en función de las necesidades del diseño de las distintas eras arquitectónicas.

En construcciones modernas podemos ver de novedosas formas y estructuras y con los materiales no convencionales hasta hace mucho tiempo. Y en este post que compartimos con Uds. con algo de la bella texto de una de las más reputadas plumas de la literatura argentina como la de Julio Cortazar.

De Cortazar aprovechamos para compartir estas “Instrucciones para subir una escalera” extraída del libro de “Historias de Cronopios y Famas” publicado en 1962, que no es otra cosa que un viaje fantástico que nos remueve de la realidad para llevarnos al universo lúdico que Cortázar creó dentro los espacios que van creciendo entre cada situación cotidiana. Libro que es mezcla de prosa con poesía, de filosofía con comedia, de crónica con fantasía…

escaleras-constructora-resek-posadas-misiones-la-escalera-desde-literatura-cortazar

Instrucciones para subir una escalera

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se sitúa un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.
Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie).
Llegando en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.

Del libro: Historias de Cronopios y Famas. Julio Cortazar. 1962

escaleras-construcción-constructora-resek-posadas-misiones-la-escalera-desde-literatura-cortazar

Más allá de la bella prosa de Cortazar, las escaleras comunican, vinculan, unen por medio de escalones o peldaños, desniveles existentes entre dos plantas, dos zonas con plantas de diferentes alturas o para comunicar en una ordenación exterior. Desde el diseño al proyectarlas hay que pensar en la estética y la dinámica.
Las hay rectas, curvas y compensadas; pero todas deben ofrecer seguridad y comodidad; es importante tener en cuenta los materiales con que se recubren los peldaños, lograr que su superficie sea antideslizante para evitar resbalones o que presente una superficie regular sin resaltos.
Cuando la escalera está situada al aire libre, se utiliza por lo general un emparrillado metálico o una superficie similar para limpiar la suela de los zapatos ya que resulta mejor ubicarlo delante de la escalera que delante de la puerta de la casa.

Si desea que escribamos sobre algún tema en particular, escribanos y nos pondremos a trabajar.

Puede enviar un mensaje a “Constructora Resek” desde este enlace. 

enviar-consulta-a-constructora-resek-blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *